Nosotros

Nuestra historia

A la edad de 14 años, Oscar Nicuesa tuvo que salir a trabajar como plomero/calefaccionista con su padre, quien para ese entonces ya tenía más de 20 años de experiencia en el rubro.

Después de 30 años ejerciendo el oficio de plomero y continuando con el legado de su padre, Oscar, decidió dar un paso hacia adelante y fundar su propia empresa de sanitarios, “Sanitarios Hidrotigre”. Lo hizo con un socio comenzando en diciembre de 1990, en la calle Guareschi, con un pequeño local a la calle.

Fue un principio duro y progresivo, trabajando en el local, como vendedor y asesor en un turno y luego trabajando como plomero en el tiempo restante, para acompañar su sueño.

Allí lograron asentar su negocio, y crecer. Después de 10 años de grandes esfuerzos, mudaron el local a la Av. Italia 1646, con mayor proximidad a la estación Fluvial, lo que generó que aumentaran su clientela y pudieran incluir a todos aquellos habitantes del delta, además de poder mejorar su capacidad de stock, al tener un local más amplio.
Poco a poco Oscar fue dejando la plomería, que ya había estado pasando a un segundo plano, hasta abandonarlo por completo, pero sin perder todos los conocimientos y la experiencia ganados gracias a ello.

Al mismo tiempo que esto sucedía, su hijo mayor Diego Nicuesa, con estudios de administración y conocimientos de la materia, comenzó su propio emprendimiento de sanitarios en La Paloma, Talar, llamado “Sanitarios Francia”, con un poco de ayuda de su padre Oscar.
El negocio era compartido con su cuñado Gustavo, el que finalmente decidiría venderle su parte y dejarlo a Diego como único dueño. Estuvo casi 10 años al mando de la empresa a pura fuerza y corazón.

En 2009, por diferentes motivos, entre los que estaban las diferencias internas de la empresa con su socio y la idea de continuar la empresa con sus hijos, teniendo en su cabeza un plan más a futuro para dejar un legado, decide terminar la relación profesional con su socio y fundar un nuevo emprendimiento de la mano de su hijo Diego, comenzando una sociedad de iguales.  Ambos cierran sus respectivos negocios y los unifican.

En Mayo de ese año nació “Sanitarios Nicuesa e Hijos”. Una empresa  familiar, centrada además de en sus precios bajos y competitivos, en el servicio que se brinda, teniendo conocimientos y experiencia sobre el oficio y pudiendo recomendar a sus clientes diferentes maneras de resolver problemas cotidianos.

A la amplia experiencia y red de contactos que poseía Oscar se le sumo la organización y administración de Diego, complementándose y mejorándose mutuamente.

La empresa, encabezada por Oscar y Diego, incorporó también entre su personal a Sandra, la sobrina de Oscar y a sus hijos menores, Martin y Facundo.

En principio fue puro sacrificio para que creciera la empresa, teniendo una larga historia y trayectoria pero siendo una nueva empresa. Las jornadas laborales serian largas y duras, trabajando de 7:30 a 19:30, sin descanso, ni cierre. De Lunes a Sábados.

Hoy ya con más 10 años de creación, la empresa sigue siendo una empresa familiar, de sacrificio y gran atención. Sus horarios se modificaron, aunque no demasiado.
De Lunes a Viernes de 8:00 a 13:00 y de 14:00 a 18:00 y además los Sábados de 8:00 a 13:00.